Motor en la red - Coches, Fórmula 1, MotoGP, WRC, Competiciones de motor, Actualidad, Pruebas, Precios, Marcas

Switch to desktop
Saturday, 09 February 2013 15:55
Puntúa esta noticia
(1 votos)

El último desafío, acción sin límites al volante de un Corvette ZR1

Escena de El último desafío

El pasado fin de semana se estrenó en España la nueva película del director coreano Kim Jee-woon, 'El último desafío', que supone el regreso a la gran pantalla del mítico Arnold Schwarzenegger, referente indiscutible del cine de acción, y que en esta ocasión comparte protagonismo con el actor español Eduardo Noriega.

Hundido por el arrepentimiento y atormentado por la culpabilidad tras una operación fallida con consecuencias desastrosas, el sheriff Ray Owens (Arnold Schwarzenegger) deja atrás la ciudad y su puesto en el departamento de narcóticos de la policía de Los Ángeles para mudarse a Sommerton, un pequeño pueblo fronterizo donde nunca pasa nada. Pero la vida rural de los habitantes del pueblo queda trastocada por completo cuando Gabriel Cortez (Eduardo Noriega), el narcotraficante más conocido y buscado del hemisferio occidental, se juega la vida para huir de un convoy del FBI.

Acompañado por un ejército de violentos mercenarios liderados por Burrel (Peter Stormare), Cortez huye hacia la frontera de México al volante de un espectacular Corvette ZR1 tuneado, con un rehén a bordo, y a velocidades de auténtico vértigo. La ruta elegida por Cortez para huir del país cruza directamente Sommerton, donde un amplio despliegue policial tendrá la última oportunidad de interceptar al fugitivo antes de que cruce la frontera y desaparezca para siempre...

'El último desafío' es una película que apasionará a los aficionados al mundo del motor. Está repleta de escenas de riesgo, desde una espectacular huida en tirolina en Las Vegas a una explosión humana, pero sin duda, el trabajo más trepidante gira en torno al Corvette ZR1 de Cortez. Tras colaborar con General Motors en las películas de la serie Transformers, el productor de la película, Lorenzo di Bonaventura, logró reclutar para su nueva aventura seis unidades del precioso Corvette. "General Motors creía en la película y sabía que los realizadores iban a compartir su forma de entender el coche. Querían que el Corvette fuera un bólido espectacular, y eso era justo lo que queríamos nosotros", asegura.

En el rodaje, había un equipo encargado exclusivamente del mantenimiento de los coches, para garantizar que estuvieran perfectamente preparados para rodar en cualquier momento. Siempre había un ZR1 y un ZL1 impolutos, listos para rodar las escenas en las que debían dar lo mejor de sí mismos, ya fuera a toda velocidad o en parado. Otras unidades se prepararon específicamente para las escenas de acción, con amortiguadores especiales para soportar grandes cargas de peso, tuverías inferiores para enganchar las cámaras, sin motor para las escenas en las que el coche era remolcado por una grúa, e incluso sin depósito de gasolina para garantizar la seguridad cuando se rodaba en plató.

"Cada uno de los coches tenía un propósito específico. Fue una ardua tarea controlar para qué se usaba cada uno, porque a veces el mismo coche lo necesitaban dos unidades diferentes en emplazamientos distintos. Fue todo un reto", explica Guy Riedel, productor ejecutivo de la película.

Escena de El último desafío

Para una de las escenas más espectaculares del filme, rodada en un campo de maíz, se instaló un sistema de conducción alternativo en el techo de los coches que permitía que un especialista pilotara el coche desde arriba, con buena visibilidad, mientras que el actor hacía que conducía el automóvil a ciegas y a toda velocidad. El equipo técnico insistió en mantener el realismo en las persecuciones y escenas peligrosas. En lugar de decantarse por los efectos por ordenador. Jee-woon y los suyos trataron de funcionar 'a la antigua' en todo lo posible, recurriendo a especialistas y efectos físicos, sobre todo porque la historia se centra en el triunfo del valor de las personas normales frente a la sofisticación a la que recurren los criminales.

Darrin Prescott, experimentado coordinador de escenas peligrosas y director de la segunda unidad, trabajó con el reparto y los coches, y Wade Allen se encargó de coordinar la segunda unidad. Además de trabajar con los bólidos, Prescott también tuvo que lidiar con peleas, persecuciones a pie e intensos combates cuerpo a cuerpo, en muchas ocasiones con Schwarzenegger. Prescott había coincidido hace años con Schwarzenegger y en su reencuentro se lo encontró tan dispuesto como siempre. "Ha vuelto a escena como si nunca se hubiera ido. Ha sido genial: allí estaba Arnold, el mismo tipo con el que trabajé hace 15 años", dijo.

Noriega, por su parte, sorprendió al veterano coordinador de escenas de acción con su interés por aprender todos los secretos del género de acción. El actor español se ha entrenado a conciencia para las escenas de pelea y de conducción. "Eduardo nos dijo que quería prepararse para participar en todas las escenas de pelea y conducción que pudiera, y eso fue genial", dice Prescott. "Ha sido como una esponja, y siempre es un placer trabajar con alguien así".

Escena de El último desafío

Cuando la conducción era demasiado temeraria recurrieron al especialista Jeremy Fry para hacer de doble de Noriega, y fue él quien estaba al volante para conseguir que esos 1.450 kilos de coche hicieran cosas que solo pueden pasar en las películas.

Las escenas espectaculares estaban a la orden del día. Según cuenta Prescott, "Jee-woon nos preguntaba, “¿Podéis conseguir que ese autobús cambie de sentido en una calle estrecha?” y nosotros le decíamos “Esto es Hollywood, ¡aquí podemos hacer lo que quieras! Todo depende del presupuesto”. Así que el departamento de efectos especiales montó unos ruedines en la parte inferior del bus para que Jeremy pudiera conducirlo por una calle estrecha con establecimientos reales a cada lado. Cuando le daba a un botón la parte trasera del autobús se despegaba del suelo un par de centímetros y giraba en los ruedines como si estuviera deslizándose por una capa de hielo para hacer un giro de 180º en esa calle mínima. ¡Fue alucinante!", concluye.

Con 340.000 euros recaudados en sus primeros días en cartel se ha convertido en la séptima película más vista de la semana en nuestro país. Acción, persecuciones, velocidad, peleas, carreteras, Schwarzenegger, Noriega y un Corvette, ¿qué más se puede pedir? No te la pierdas.

FOTOGALERÍA DE LOS COCHES DE 'EL ÚLTIMO DESAFÍO'

Última modificación Monday, 29 April 2013 10:47